sábado, mayo 25, 2024

El boom de la inversión ángel en América Latina

Tabla de contenidos

Los inversionistas privados, llamados también inversionistas “ángel” o “business angels”, son agentes clave en la financiación y el apoyo a emprendedores. La financiación de empresas con potencial de crecimiento depende cada vez más de este tipo de inversionistas, que operan activamente, proporcionando capital y capacidades, en segmentos de desarrollo empresarial aún inmaduros para el capital emprendedor tradicional y que quedan fuera del ámbito de la financiación bancaria por los riesgos y falta de garantías o avales que caracterizan a las empresas jóvenes

En los últimos años, se ha producido un notable aumento en la inversión ángel en América Latina, esto impulsado por el crecimiento del ecosistema emprendedor y la disponibilidad de capital de riesgo.

La región ha experimentado un auge en este tipo de capitalización debido a varios factores, entre ellos: el aumento de la cultura emprendedora, ya que cada vez más personas en América Latina están interesadas en iniciar sus propios negocios, lo que ha llevado a un crecimiento en el número de nuevas empresas emergentes en la región.

Adicional a ello, la creación de nuevas aceleradoras, incubadoras, o redes de inversores ángeles como, Angel Hub, CAFI, o Miami Angels, han contribuido a la instauración de un ambiente favorable para el desarrollo de nuevos negocios en la región.

Otro tipo de factor que contribuye al aumento de la inversión Ángel en América Latina es el acceso a la tecnología y la creciente adopción de dispositivos móviles, lo cual ha permitido que las nuevas empresas ofrezcan soluciones digitales.

Las redes de inversionistas ángel son, por lo tanto, las puertas de entrada que los emprendedores tienen para llegar hasta los inversionistas y a través de las cuales estos reciben un número limitado de proyectos previamente evaluados y seleccionados.

Además de dotar de visibilidad a la inversión “ángel”, las redes son a menudo agentes dinamizadores y promotores de este tipo de financiación, trabajando para el desarrollo y promoción de esta actividad entre potenciales inversionistas y emprendedores. Por esta razón, en los últimos años las redes han sido objeto de una creciente atención por parte de los gobiernos y administraciones que han visto en ellas un buen instrumento para impulsar el desarrollo y crecimiento de empresas en fases iniciales y a menudo de carácter tecnológico, en definitiva, el caldo de cultivo de los fondos de capital emprendedor que constituyen el siguiente eslabón en la cadena de financiación de estas empresas.

Inversión ángel en América Latina y el Caribe

El estudio realizado entre Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Xcala, denominado: “Inversión ángel en América Latina y el Caribe, perspectiva del desempeño de los emprendimientos 2014-2020”, hace un análisis acerca de la evolución de emprendimientos invertidos en los últimos seis años a través de ángeles inversionistas en la región.

De acuerdo con ese informe, el 28% de los inversionistas de las rondas de inversión representan ángeles individuales, seguidos por un 22% de familias y amigos, un 17% de Fondos VC, un 9% de aceleradoras, un 9% de Corporate VC, un 8% de inversiones sindicadas y el restante 8% corresponde a otros perfiles.

Además, detalla que entre los años 2020 y 2021, se encontró el mayor desembolso de los inversionistas de los emprendimientos (US$ 47,756.906). “El 92% de los emprendimientos tiene actualmente planes de crecimiento. Adicionalmente, el 73% de los encuestados considera que su emprendimiento tiene impacto social”, indica.

Volumen de inversión

Por aparte, un estudio elaborado por Cuantico VC, plataforma de inversión enfocada en mapear e impulsar empresas emergentes de la región, denominado: “Estado de la Industria VC en Latinoamérica en 2023”, detalla el volumen de inversión ángel que alcanzó Latinoamérica en los últimos 5 años.

De acuerdo con ese informe, el volumen de inversión en 2022 fue de US$ 1,200 millones; en 2021, US$ 1,000 millones; en 2020, US$ 500 millones; en 2019, US$ 300 millones; y en 2018, US$ 200 millones.

Claves para acceder a los inversionistas ángeles

Sin ninguna duda, el sistema de inversiones ángeles es una excelente alternativa de financiamiento, que cada vez se utiliza más en América Latina, y que no se puede dejar pasar. Aquí te recomendamos 4 importantes claves que serán de utilidad para obtener este tipo de ayuda para todo tipo de emprendimiento.

Los ángeles buscan un gran emprendedor con una excelente idea.

Al nivel inicial de las empresas, es una verdadera aventura invertir en ellas. Por este motivo, los ángeles inversionistas buscan emprendedores que tengan una gran visión, experiencia laboral y pasión por su nuevo negocio. A muchos de estos inversionistas les gusta invertir en etapas muy tempranas de los negocios, antes de que estos generen utilidades.

En general, el mayor interés es invertir en proyectos con dos características básicas; una es que cuente con un gran emprendedor, un gran fundador; y la segunda, es tener una potencial gran idea, que pueda crecer y convertirse en una gran compañía. Así, se genera la oportunidad de hacer una gran inversión y riqueza. Pero lo particular es que el ángel también buscará la oportunidad de participar y proveer ayuda, no sólo el dinero, por eso son denominados los «ángeles activos».

Un buen plan de negocios.

La inversión que realizan los ángeles es un arte y no una ciencia. Algunos se involucran porque tienen el sentimiento, la percepción con el emprendedor, y tras eso deciden invertir. Otros, en cambio, revisarán muy minuciosamente el plan de negocios completo, harán muchas preguntas e investigación. Todo depende del ángel o del grupo de ángeles, en cómo apoyar en la concreción de la idea de negocios o cuánto confían a su instinto para invertir en las iniciativas que se les presenta. Lo básico es que un proyecto debe tener un buen plan de negocios, en su idea general, para sí poder evaluar sus perspectivas de éxito.

Reglas claras para una relación fluida.

Es clave que exista una buena relación entre el ángel y el emprendedor, y que ellos se conozcan antes de que se inicie la inversión. El ángel no debe micro-manejar la compañía ni ser una complicación para el emprendedor; pero el emprendedor debe saber pedir ayuda y cómo utilizar mejor el talento del ángel. Es importante lograr una relación interpersonal saludable y fijar las reglas claras del juego, para saber qué tanto se va a involucrar el ángel, y qué reportes debe esperar del funcionamiento de la compañía. Eso es muy importante para evitar malas experiencias.

También te puede interesar leer: 

Los 5 inversores más activos en Colombia

Relacionados Posts